El México de las apariencias: De Estados Fallidos y retracciones exitosas.

En recientes fechas José Mujica, presidente de Uruguay, comentó en entrevista con la revista Foreign Affairs Latinoamérica, al ser cuestionado sobre la situación de violencia que vive nuestro país, específicamente sobre el caso de Ayotzinapa y los aún desaparecidos normalistas, que México parecía un estado fallido. “A uno le da una sensación, visto a la distancia, que se trata de una especie de Estado fallido, que los poderes públicos están perdidos totalmente de control, están carcomidos” aseguró.

42dfecd5409055d3ed74be7bb1fea5a3bdb888b9_mEstas declaraciones causaron gran revuelo en la prensa nacional y extranjera, considerando que Foreign Affairs es una publicación muy importante en el ámbito de las relaciones internacionales, además de que Mujica es uno de los presidentes en funciones más respetados y valorados del mundo, y se ha convertido no solo en un actor político de referencia para todos aquellos de ideología de izquierda, sino para todo aquel que esté interesado en el acontecer político internacional.

Al darse a conocer sus palabras, el gobierno mexicano a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores expreso su “rechazo categórico” y cito al Embajador de Uruguay en nuestro país para aclarar el tema. Tras la estrategia de contención de la SRE, el presidente Mujica matizó sus declaraciones expresando, esta vez, su confianza en el gobierno y el pueblo de México lo que muchos consideraron una retracción. Es decir, el Gobierno Federal le exigió un cambio en el discurso a riesgo de mayores tensiones bilaterales con el país de América del Sur. Tras este incidente, salen a reducir dos cuestiones que me parecen muy importantes.

En primer lugar, tras el uso del término Estado Fallido por parte del presidente uruguayo, una gran parte del debate público se centrará en la definición del término, el uso correcto del mismo y si este es aplicable para México. Este debate por parte de intelectuales, periodistas y columnistas (algunos conocedores, otros no tanto) ya se había efectuado en el país en más de una ocasión, siendo posiblemente durante el momento más violento de la “Guerra contra el Narco” en el sexenio de Felipe Calderón cuando alcanzó su mayor auge.

Este término aunque en la actualidad es muy utilizado, carece realmente de un consenso académico real y la mayoría de las veces causa controversia puesto que carece de una definición conceptual clara. Incluso algunos aseguran que el  concepto de Failed States se lo debemos a la  CIA que lo comenzó a utilizar durante la década de los noventas para catalogar a diferentes regímenes.

En grandes términos, el concepto se refiere a un Estado que no logra satisfacer ni garantizar los servicios básicos de su población y no controla totalmente su territorio, donde la violencia, la corrupción y la inestabilidad política son una constante. Es decir un gobierno débil, un estado ineficaz. Un parámetro más o menos viable para definirlo utilizado comúnmente es el índice de Estados fallidos publicado anualmente por el Fondo para la Paz, organismo que tiene su sede en Washington, D.C. cuyo estudio se basa en indicadores como respeto a los derechos humanos, legitimidad del Estado, desarrollo económico, etc., y en cual por cierto, México aparece muy mal valuado dese hace mucho.

Calaca CasseteLa segunda cuestión que me parece la de mayor relevancia, o mejor dicho la más preocupante, es la ineficaz estrategia del Gobierno Federal para tratar la crisis que vive el país. Pareciera que sus soluciones están limitadas a dar mensajes en medios  masivos de comunicación. Hemos visto declaraciones presidenciales en contra de aquellos que quieren “desestabilizar al país”; segmentos televisados donde la primera dama se rasga las vestiduras al explicar cómo consiguió “el patrimonio de su familia”; al procurador de la república en tantas conferencias de prensa que lo han llevado literalmente a cansarse; y demás espectáculos mediáticos, pero sin resultados sustantivos reales. Esta falta de respuestas ha incrementado el malestar de la ciudadanía que lo ha demostrado en las calles, plazas, redes sociales y medios de comunicación.

La estrategia de la cancillería mexicana para hacer que Mujica modificará sus declaraciones es un ejemplo de la estrategia enfocada en convencer y posicionarse a través de los medios, dejando a un lado lo que debería ser en verdad importante: las soluciones.

Aunque parece que la opinión del Presidente y su gobierno es cada vez peor en el ámbito internacional, ya que los más importantes diarios extranjeros del mundo hablan de la situación en México. El francés LE MONDE apenas público cinco reportajes relatando lo que acontece en nuestro país. Acontecimientos que ya sirven de material hasta para los comediantes extranjeros.

El gran adeudo de soluciones también es notorio por parte de la oposición partidaria. Todos los partidos de oposición se han limitado a desmarcarse de culpas y señalamientos, utilizando estos terribles actos de violencia y la tragedia en su conjunto para atacarse entre ellos, con fines políticos claramente electorales. Intentan tapar el sol con un dedo con soluciones como la anunciada el lunes en el senado a través del presidente de la mesa directiva Luis Miguel Barbosa, que adelanto la creación de una comisión especial para los temas relacionados con el Estado de derecho y la seguridad, como si no existieran ya Procuradurías, Secretarías Federales, Estatales y Municipales, y un sinfín de instituciones que cuestan millones a los mexicanos y que se supone deberían tratar esos temas. Es decir: “Porque no hacemos, de la noche a la mañana, una comisión que haga el trabajo que no hacen las instituciones que por ley deberían”. Surreal de verdad.

Así, la situación de crisis en el país es innegable, latente y está constante crecimiento. Una crisis que se necesita abordar con acciones concretas reales si se quiere en verdad controlar y evitar una verdadera tragedia. Como si la actual no fuera ya suficiente. Y es así como se vive en el México de las crisis constantes, en el México de las apariencias. Y sí José, a mí también me da la sensación……

Twitter: @Pachecoperal

“El México de las apariencias: De Estados Fallidos y retracciones exitosas”

One thought on “El México de las apariencias: De Estados Fallidos y retracciones exitosas.

Leave a Reply