Información pública, elecciones y participación ciudadana 2015

El buen ciudadano es aquel que no puede tolerar en su patria un poder que pretende hacerse superior a las leyes”

-Marco Tulio Cicerón

La información que se genera en el gobierno, consecuencia de la administración del estado está catalogada como pública. No se debe de ser un erudito de las leyes para llegar a conclusión de que si un representante de la gente o un servidor público, ejecuta acciones y planes en (supuesto) beneficio de la ciudadanía, con recursos financieros provenientes de la misma ciudadanía, toda la información resultante de este ejercicio debería de estar al alcance de la quienes financian, eligen al quien ejecutará y tomará decisiones, y quien (en teoría) será el beneficiado de dichas acciones: LA CIUDADANíA.

Esta afirmación es no solo lógica (y repetitiva, lo sé), sino que es requisito de cualquier país que se considere mínimamente democrático. Tampoco es secreto que esta dinámica en México está muy lejos de ser real. La verdad es que la información de cómo y para que se invierten nuestros recursos  en nuestro país, es muy difícil de conseguir. Aun cuando ha habido esfuerzos enormes para transparentar la información pública (Leyes, Instituciones, reglamentos, etc.), la info del quehacer del gobierno es aún muy lejos de ser pública. Al contrario, pareciera que es más privada que la privada. Privatizada por los funcionarios, por las instituciones, los órganos de gobierno y claro, por los partidos,  quienes aun cuando suelen aparecer frente a las cámaras como enemigos irreconciliables, tienen el mayor punto de acuerdo: CUIDARSE LAS ESPALDAS. Cubrirse los unos a los otros, porque “así es” y existen reglas no escritas donde establecen que “ellos” (los partidos) se pelearan a muerte por el poder, pero dejaran las puertas cerradas para “otros” que lleguen a competir o cuestionar. Puesto que el Espacio y los Asuntos Públicos “son de ellos”. Al menos así lo creen.

flechas

Es por esto que es cada vez más evidente que la exigencia por mayor transparencia solo puede venir de la ciudadanía, de los esfuerzos de los grupos, asociaciones y colectivos ciudadanos que se hagan escuchar y sobre todo, que demuestren que se pueden hacer las cosas de manera diferente. Hoy en día existen ya diferentes esfuerzos ciudadanos, que utilizan las herramientas tecnológicas y digitales para acercar al ciudadano a la información pública. Es decir, a la información que debería de ser accesible para todos, la información del gobierno. Incrementar la participación ciudadana en la elaboración de políticas públicas, cambiando a un modelo de apertura que logre generar una nueva relación entre ciudadanía y gobierno es la meta.

Un gran ejemplo de acciones en este sentido son las realizadas por el Banco Interamericano de Desarrollo con diferentes asociaciones, que ha impulsado el Manual Virtual y Colaborativo de Gobierno Abierto, como parte del Gob 24/7 (http://www.gob247.org) , donde también participa la Organización de Estados Americanos OEA. O en nuestro país, el esfuerzo que realiza Borde Político, primera red social enfocada en el trabajo legislativo e intenta acercar a los mexicanos con sus representantes a través de Internet y Redes Sociales. (http://bordepolitico.com)

Para los procesos electorales es también necesario elevar el nivel de discusión en el espacio público. Las elecciones deberían ser el símbolo de la Democracia, el momento en cuanto somos “más ciudadanos”, cuando elegimos a quien representara nuestros intereses a la hora de crear y modificar leyes, reglamentos y comportamientos. La información (propuestas, plataformas, planes, compromisos, antecedentes, historial del candidato, etc.) debería de ser la base de las campañas políticas, contrastadas con debates y análisis serios. Al contrario de lo que vemos cada elección: despensas, playeras, promesas y todas las estrategias de cooptación habidas.

Pero en las elecciones, también hay esfuerzos que valen la pena revisar, que buscan acercar la información a la ciudadanía. En la Universidad Nacional Autónoma de México, específicamente en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, han desarrollado una plataforma llamada Voto Informado (http://www.votoinformado.unam.mx). Este esfuerzo tiene como objetivo dar a conocer la información de los candidatos a las diputaciones federales de este 7 de Junio, en donde podemos encontrar las posturas de los candidatos es diferentes rubros como: Sociedad y Democracia, Evaluación de políticas actuales, Situación del país y temas de coyuntura, etc.

Así como estas iniciativas, existen innumerables esfuerzos ciudadanos por recobrar el espacio público, que hoy más que nunca parece privatizado, por intereses de partidos y grupos de poder que no están (ni estarán) dispuestos a soltar lo que erróneamente consideran suyo, pero que en verdad es de los CIUDADANOS, es decir DE TODOS.

El intentar mejorar la eficiencia de los órganos públicos, es el primer paso de una larga lista de acciones que debemos de realizar como ciudadanos, al menos los que aún nos sobra algo de esperanza por este país, los que creemos que no todo está perdido. Que poco a poco, paso a paso, las cosas pueden irse mejorando. Y es que al final, podemos asegurar dos cosas 1.-El cambio es la constante. Siempre. Y 2.- Si transparentamos la manera en que invertimos el dinero público, y mejoramos nuestra administración pública, ganamos todos. ¡TODOS!

TWITTER: @Pachecoperal

Leave a Reply