La batalla por el Fortín: una visión a la “artillería” en el debate

“El debate permanente es el único antídoto contra la manipulación de la opinión” 

Albert Jacquard

En últimas fechas se ha hablado mucho en Oaxaca de la construcción del Centro de Convenciones. Tras un proceso electoral caracterizado por su anarquía, falta de propuestas y protestas callejeras, la opinión pública y la sociedad se ha volcado al caso del Cerro del Fortín. Se ha generado un debate con diferentes frentes, con algunas confrontaciones menores, polémica entre artistas plásticos, dimes y diretes y una ola de críticas en contra y aplausos a favor. En el presente intentare analizar algunos de los pros y contras de la realización de esta obra, revisar la “artillería” de razones que con la que cada bando defiende su posición.

2Para empezar, la realización de un lugar que pueda atraer mayor flujo de visitantes a nuestro estado, que es primordialmente turístico, es una necesidad que nadie refuta. Oaxaca es dependiente de los flujos turísticos por temporadas. Así, podemos ver que aunque durante las fiestas de la Guelaguetza, las festividades de Muertos en noviembre, las vacaciones de navidad y semana santa, así como uno que otro “puente” vacacional la Ciudad está llena de turistas y visitantes, durante muchas partes del año Oaxaca no presenta una ocupación hotelera considerable (indicador turístico primario), lo que hace que los prestadores de servicios turísticos y casi todos los oaxaqueños sufran para pagar las cuentas. Es decir, vivimos de estas temporadas.

La lógica de atraer a otro tipo de turismo, como el profesional (que viene a convenciones y congresos) por ejemplo, y que visitaría el estado en temporadas “bajas” es una de las razones que utilizan todos aquellos que impulsan y están a favor de esta obra en la ciudad de Oaxaca. Y hay también que decirlo, quizá es su único argumento.

Por otro lado encontramos que el Cerro del Fortín no es solo un emblema de la Ciudad de Oaxaca, un icono para sus ciudadanos, sino también es el pulmón de la Verde Antequera. La falta de estudios de impacto ambiental así como de autorizaciones para su realización, es una de las armas más fuerte para sus detractares. También hay que mencionar que estéticamente deberá ser una obra increíblemente bella, ya que modificará la estética y el panorama de básicamente toda la ciudad. Se han mostrado las maquetas y algunos videos, y no parece que estéticamente de el ancho.

No olvidemos que durante la administración estatal anterior se realizaron trabajos en el Fortín, los cuales fueron duramente criticados por la mayoría de los ciudadanos oaxaqueños, incluyendo a muchos de los que ahora están en el Gobierno del Cambio. Destacaron entre esas obras, la ampliación de la carretera del “cerro”, que aunque ha funcionado agilizando  el flujo de automóviles, causo derrumbes que hicieron que el eslogan del juarismo y de la ciudad, tuviera que ser modificado de lugar, lo que resulto toda una ironía, “El respeto al derecho ajeno….” derrumbado por la ampliación a cuatro carriles. Otro ejemplo quizá más criticado fue la ya famosa “velaría” del Auditorio Guelaguetza, y no duro ni 4 años completa, lo que hace durar mucho de la calidad de los trabajos realizados, así como de la modificación del auditorio de los orgullosos (demasiado a veces, me incluyo) habitantes vallistos. Así que hay antecedentes de obras poco populares e ineficientes en la zona.

Otro punto en su contra es la relación del Secretario de Turismo y Desarrollo Económico, impulsor del proyecto, quien se ha señalado como socio del Hotel Victoria, el cual se sitúa a un costado de la obra, lo que levanta muchas muchísimas sospechas. Ya saben, por eso de que en política “piensa mal y acertaras”. Además es de llamar la atención que en el Estado de Oaxaca exista más de una institución pública que pueda realizar obras e infraestructura, ya que el Centro de Convenciones está siendo realizado por FIDELO, el cual es dependiente de la Secretaria de Turismo y Desarrollo Económico. ¿Y la Secretaría de Infraestructuras?.

1Además las protestas en contra parecen lógicas, si tomamos en cuenta que vivimos en un estado donde se lleva construyendo un Estadio de Futbol por más de 4 años (el cual estaba planeado para realizarse en 8 meses); una Polideportivo que no tiene para cuando terminarse, superando por mucho las fechas establecidas para su finalización; Hospitales que solo están en papel e inconclusos; carreteras que son promesas de décadas que aún no se terminan, por solo poner algunos ejemplos de obras que nada más no se terminan;  o algunas de dudosa calidad (ejemplo: velaría) u otras canceladas (Cineteca). Por esta y muchísimas más razones, es fácil adivinar porque a los ciudadanos oaxaqueños se nos hace un poco difícil de creer que tan  gran y reformadora obra se logre ejecutar en año y medio que le queda a esta administración, y que en realidad genere procesos de bienestar para el estado. Incredulidad que más que terca, pareciera justa, adecuada a lo que hemos visto en este estado.

Muchos de los defensores del Centro, alegan que las constantes manifestaciones que se realizan en Oaxaca no permiten que muchas políticas públicas se lleven a cabo en la ciudad y el estado, lo que detiene que se logren avances en obra pública, servicios y se impulse el comercio, lo cual es un tanto cierto. Pero en este caso, no vemos que los grupos contrarios al proyecto sean maestros de la Sección 22, ni organizaciones “civiles” que regularmente se manifiestan, es más, la CTM que se ha caracterizado por sus múltiples bloqueos en todo el estado, ahora son los defensores de la obra. El Frente en defensa del Fortín está formado por organizaciones civiles que se caracterizan por su trabajo y sus proyectos.

De esta manera podemos ver que en la balanza de razones para estar a favor o en contra del Centro de Convenciones, se vuelve por demás difícil defenderlo. O sintetizando, pareciera que la Ciudad de Oaxaca y sus ciudadanos gritan “Si al Centro, pero no en el Fortín”. Bueno, algunos no lo gritan ni lo dicen (ni lo dirán) para no meterse en problemas, pero estoy seguro que lo están pensando.

Twitter: @Pachecoperal