La CNTE vs la Reforma Educativa. 1era Parte.

El plan educativo de EPN.

Cuando Enrique Peña Nieto tomo posesión el 1 de Diciembre de 2012 muchos pensaron que en cuanto al ámbito educativo, su mayor reto sería el control y sumisión del Sindicato de Nacional de Trabajadores de la Educación. Infundada en el poder magisterial desde 1988, la desafiante maestra Elba Esther Gordillo representaba un  actor político de tal peso que más de un Presidente de la República había evitado la confrontación directa con la dirigente. Personificado en su histórica y temida líder, el SNTE se presentaba como un riesgo tan alto, que muchos pronosticaron que la nueva administración Priista evitaría enfrentar.

La Maestra, personaje que decidía elecciones y movilizaba miles de trabajadores y  que parecía que su reino en el SNTE no tendría fin,  fue aprendida el 25 de febrero de este año, acusada de malversación de fondos, lavado de dinero y crimen organizado. El desmantelamiento del poder de la Gordillo, fue un proceso corto y eficaz, que a más de uno le arrebato el aplauso y aprobación para el Presidente Peña Nieto. Así, el gobierno del PRI daba un fuerte paso llevar a cabo los cambios que se decidía a hacer al sistema educativo nacional. Pero esto, era solo el principio.

Tras la caída de la líder y la exitosa negociación para que los maestros del SNTE se alinearan con la nueva dirigencia, el Presidente y sus colaboradores pretendían echar a andar su herramienta de aprobación de reformas constitucionales, mejor conocida como “Pacto por México”. La sumisión y obediencia casi total de los partidos de oposición, PAN y PRD, a través del “Pacto”, preveían un proceso Fast Track de la ya anunciada Reforma Educativa. Solo quedaba un último obstáculo que sortear, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.

Revisando la historia del Sindicalismo Mexicano, encontramos que a diferencia de otros países, los Sindicatos en México han estado relacionados y se han desarrollado al amparo del  Gobierno e incluso formaba parte formal del PRI, en su conocida división sectorial.  Desde 1938 cuando el Presidente Lázaro Cárdenas del Río unifica y “estatiza” a la clase trabajadora del país, con la conformación de la CTM, la historia del sindicalismo salvo contadas excepciones,  marcha paralelamente al régimen del Revolucionario Institucional, disfrutando de sus virtudes y sus vicios.  Al parecer la CNTE se identifica como representante del sindicalismo democrático, un sindicalismo combativo y contrario al poder político.

De esta manera, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación funciona como un sindicato dentro de otro. Nace desde la disidencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y así se denomina, definición que por naturaleza lo vuelvo contrario a algo, de crítica constante. En el ámbito magisterial son los “otros”, los que no son SNTE, los desobedientes. Hoy, buscan sumar para su causa, arengando la defensa de la educación pública nacional, uno de sus discursos más recurrentes,  pero desde su fundación en 1979 la CNTE defendió y posiciono temas meramente gremiales y de su ámbito laboral. Su creación tuvo como objetivo: “coordinar las grandes movilizaciones magisteriales por democracia sindical, mejores salarios y rezonificación”, objetivos que siguen vigentes en su confrontación contra la Reforma Educativa en este 2013.

1012633_10153062424160721_1639202821_n

La CNTE:  política y privatización en Oaxaca.

Las movilizaciones y manifestaciones sociales por parte de los integrantes de la CNTE, que desde hace más de dos semanas han desquiciado la Ciudad de México en contra de la Reforma Educativa, son tan solo una muestra de la realidad que los habitantes de Oaxaca hemos vivido durante años, con un incremento sustancial desde 2006. Marchas, plantones, manifestaciones, junto con bloqueo de  calles y comercios, son el “pan de cada día” para los ciudadanos oaxaqueños.

 El CNTE utiliza un discurso que busca estar cercano a la gente, discurso de izquierda, que pugna por los supuestos intereses del pueblo de México en general. El antagonismo ante el Gobierno Estatal y Nacional, es recurrente en su discurso. Pero si tomamos en cuenta los puestos y oportunidades de los integrantes de la de la CNTE, en este caso de la Sección 22, han tenido en el ámbito político podríamos decir que ellos mismos forman parte del Gobierno, de la clase en el poder. Aquí algunos ejemplos.

Tomando en cuenta el Perfil de los Presidentes Municipales en los 570 Municipios Oaxaqueños  de los cuales 418 tienen procesos de elección regidos por el sistema de Usos y Costumbres,  generado por el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana IEEPCO en 2010; encontramos que en 54 municipios del Estado, el Alcalde es de profesión maestro. Esta profesión es la segunda más recurrente en el estado, de los  que presiden en los palacios municipales, solo por detrás de los 252 campesinos que gobiernan sus Municipios. Aunando a 25  presidentes municipales autoconsiderados agricultores, 4 Ganaderos  y 1 ingeniero agrónomo; encontramos que los oficios relativos a la agricultura,  predominan a la hora de gobernar un municipio de Oaxaca con un 49.4%. Los maestros de la CNTE, gobiernan el 10.5% de los municipios en el Estado, pero esta cifra aumenta al 33% en aquellos municipios  donde el presidente tiene un preparación profesional acreditada. Dichos datos nos muestra la gran incidencia que tiene  un sindicato con  gran capacidad de organización y  disciplina para aspirar a gobernar en lo local, cargo que asumen muchas veces sin dejar de percibir su sueldo como docente.

En cuanto a la actual Legislatura del Congreso del Estado de Oaxaca, los maestros de la Sección 22 tienen a tres representantes: Perfecto Mecinas Quero, por el Partido Movimiento Ciudadano; Everardo Hugo Hernández Guzmán, por el  PRD; y a la Diputada Hita Beatríz Ortíz Silva representante del  Partido del Trabajo.

 Otro ejemplo de las oportunidades políticas que trae consigo el pertenecer a la Sección 22 del CNTE en Oaxaca, es Santiago Azael Chepi, Secretario General de la Sección 22 de 2008 a 2012, quien en las pasadas elecciones locales de julio, fue  Candidato a Diputado Local por el Partido Social Demócrata  del Distrito II con cabecera  en  Ixtlan. No es secreto que el otrora líder de la Sección 22 había intentado ser el candidato del PRD a dicho puesto, pero ante la negativa, el PSD le abrió las puertas aunque termino perdiendo la elección.

Es por todos conocido el acuerdo firmado por el Gobernador del Estado de Oaxaca, Heladio Ramírez, y el magisterio oaxaqueño en 1992, en donde se pacta un intercambio cambio de votos y control político a cambio de hacerse del control de las plazas del inoperante Instituto Estatal de Educación del Estado de Oaxaca. Todo este inmenso poder en el estado ha traído consigo una dinámica de corrupción en el ámbito educativo estatal, donde los maestros sirven como un grupo de presión muy fuerte que muchas veces determina, no solo la política educativa en Oaxaca, si no la dirección de las políticas públicas del Gobierno de Estado.

Con tal poder en Oaxaca caracterizado por su  capacidad de movilización; el monopolio de las plazas magisteriales y del IEEPO; la incidencia en las políticas públicas educativas; el manejo de los planteles a voluntad y sin ningún contrapeso real; la CNTE es, por así decirlo, dueña de la educación (¿pública?). Pareciera que el proceso de privatización en Oaxaca hace mucho que se consumó, pero no por parte de una transnacional extranjera o por el “Gran Capital” Nacional, más bien por un Sindicato: La CNTE.

Twitter: @pachecoperal