La redefinición en el PRI Oaxaca: De caciques y otras tradiciones tan nuestras.

La base y primera condición de los regímenes democráticos contemporáneos es la de contar con elecciones libres en donde los diferentes actores pueden participar y competir en procesos electorales para definir los representantes populares.  Sindicatos, partidos políticos y organizaciones sociales se jactan de su carácter democrático, sabiendo que es uno de los paradigmas sociales menos cuestionados y característica política positiva aceptada por todos.

PRISi las elecciones son el único camino legal para aspirar al poder es lógico que los dueños de las candidaturas, los partidos políticos, tengan como razón de ser el de ganar elecciones. El ganar la elección te da acceso al poder (y claro, al presupuesto) por lo cual en esta recae toda la atención  de los actores que aspiran a gobernar. En Oaxaca estamos observando que todas las fuerzas políticas han comenzado a preparase para la sucesión de gobernador en 2016.

 En el Partido de la Revolución Institucional (¿Se puede institucionalizar una revolución?), el alboroto es bastante considerable en la disputa por ser el candidato a la gubernatura y volver a Palacio de Gobierno. Hasta hace poco, observamos dos fuerzas dentro del PRI muy identificadas que llevan tiempo compitiendo por el control del partido y las candidaturas. Dichas facciones comandadas por Exgobernadores, cacical e histórica característica de la sociedad Oaxaqueña y nuestra manera de organizarnos.

 Por un lado encontramos a los allegados a Ex Gobernador Ulises Ruis Ortíz, donde destacan como posibles candidatos a la gubernatura los nombres de Eviél Pérez Magaña, Senador de la República y muestra viva de que en el sistema político mexicano se gana hasta perdiendo; y de Héctor Pablo Ramírez Puga, que se desempeña como titular de Liconsa y que cuenta con una acelerado ascenso en la escalera del poder.  Por otro lado encontramos a Alejandro Murat Hinojosa, quien funge como titular del Infonavit a nivel nacional y, está por demás decirlo, es hijo de José Murat Casab.

 Estos dos bandos, se han venido disputando al PRI Estatal desde hace algunos años ya, compitiendo candidaturas, presupuestos, designaciones internas y todo aquello que pueda beneficiar a su causa. Por lo cual, muchos priistas oaxaqueños se han ido alineando de un lado u otro.

 En fechas recientes fue designada por el Presidente de la República, Narcedalia Ramírez Pineda, hija del ex gobernador de Oaxaca y ex líder de la CNC Heladio Ramírez López, como titular del Instituto Nacional de la Economía Social (antes Fonaes).  Independientemente de su capacidad y experiencia, la designación de Ramirez Pineda deja entre ver que en el PRI Nacional piensan en una tercera vía. Es decir, un posible candidato que no esté alineado con los intereses de los dos últimos gobernadores de extracción priista.

 Aun con el marcado duopolio político estatal dentro del Revolucionario Estatal, hay algunos militantes y figuras dentro del PRI en Oaxaca que se rehusaron a tomar partido por los bandos antes mencionados. El instalar a Narcedalia Ramirez en un Instituto Federal con un presupuesto fuerte dentro del Estado, puede generar la posibilidad que muchos Priistas con aspiraciones electorales busquen formar un nuevo frente, que comande el PRI Estatal y  ponga las candidaturas, la más preciada, , en este caso “la grande”, la de Gobernador.

 Todos aquellos Priistas que están ahora colaborando con el Gobierno del Cambio (Gabinistas), muchos con cercanía a otro Ex Gobernador Diódoro Carrasco y  muchos otros que nunca se alinearon  con los dos Ex Gobernadores anteriores, ahora aspiran a competir por las candidaturas activamente. Un escenario de conflicto conviene a este tercer bando, con lo cual el PRI Nacional y la Presidencia de la República podrían decidirse por un candidato para Oaxaca que no esté representado en la ya vieja contienda Murat-Ulises, y más de uno ya está apuntado y rezando  para que esto suceda y ellos puedan regresar al tricolor al despacho del Gobernador.

Faro Aún falta algo de tiempo para la definición real de la candidatura gubernamental, pero lo que es un hecho es que la competencia interna en el PRI es muy fuerte, considerando que al parecer es la fuerza mejor posicionada para suceder a Gabino Cue, al menos que se boicoten entre ellos, lo cual ya ha pasado, ó que un actor de otro partido ó coalición digo lo contrario.

Es así como en Oaxaca se va tejiendo la elección 2016, la que al parecer será caracterizada por su intensa competencia y variedad de fuerzas políticas. Aunque no hay que confundir pluralidad y democracia con una guerra de caciques (Ex Gobernadores), juego tan Oaxaqueño como las deficientes políticas públicas y el chantaje político.

 Twitter: @Pachecoperal