Transparencia disimulada

“El mundo recompensa antes las apariencias de mérito que al mérito mismo”
François de La Rochefoucauld
 

En la actualidad la democracia no solo se refiere  a la competencia por el poder político por medio de elecciones donde exista el voto universal y se respeten los resultados, basándose en elementos de certeza jurídica y donde los participantes no opten por la imposición violenta para acceder al poder político. Aun cuando muchos Políticos, Servidores Públicos y Representantes Populares lo aseguren y afirmen a que México (y Oaxaca) es  una democracia consolidada.

La conceptualización de la democracia en nuestro días, dista mucho de su origen en la antigua Grecia, o de la concepción liberal que se produjo en Europa durante los Siglos XVI y XVII, de las cuales son herederos nuestros (intentos de) regímenes democráticos actuales.

 e2e362cfb751ba507c6e258fb56fa89a9f52fa7b_mSi bien en Grecia encontramos el origen de la democracia, el Liberalismo introduce la novedad de que no existan verdades de estado, ni por ello secretos que deben de ser preservados de la mirada de los ciudadanos comunes, ni tampoco, sujetos privilegiados en cuanto al manejo de la información pública. Una de las características de los  Estados Democráticos actuales es el manejo público de la información. Dichos Estados, si no ejercen de manera efectiva la “socialización” de la información y el quehacer del Gobierno, caen en conductas propias de los regímenes totalitarios y autoritarios.

Entonces encontramos como elemento definitorio de una democracia la Transparencia,  el ejercicio transparente del poder político, donde los gobernantes y representantes de los ciudadanos se hagan responsables de sus actos y omisiones, así como la libertad de expresión y el garantizar el acceso a la información. Por lo tanto, el generar instituciones y herramientas que garanticen la Transparencia Gubernamental y la Rendición de Cuentas se vuelve cada vez más necesario si queremos construir un sistema democrático consolidado.

Las funciones de la transparencia en los gobiernos democráticos son muchas  y de una importancia primera. Sirve para la evaluación de los gobernantes y es el elemento precedente para una Rendición de cuentas efectiva, sin la cual los funcionarios no podrían responder por las conductas viciadas en el desarrollo de sus deberes políticos.

Transparencia-factor-clave-en-los-servicios-de-eco-ShredderAdemás, es una herramienta importante para el control del poder político, ya que limita el poder del Estado, cuestionando las acciones que se llevan a cabo, gracias a la información disponible. En este sentido, la Transparencia adquiere una importancia relevante, como otras herramientas de control, como la separación de poderes y la Constitución Política las cuales en su conjunto generan un sistema de pesos y contrapesos que regula al poder. También, la transparencia fortalece la autoridad política creando confianza en la ciudadanía informada. Esto aumenta el grado de legitimación del gobierno.

Aun cuando se han hecho esfuerzos importantes en nuestro país por poner a la disposición de los ciudadanos la información del gobierno y su actuar, ejemplo es el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAI), nos hace falta mucho por hacer.

Uno de los grandes problemas de México ha sido la ejecución efectiva de las soluciones a los problemas públicos. Aun cuando somos vanguardia en la creación de instituciones, leyes y herramientas para la solución de los problemas sociales, la ejecución de estos instrumentos y el accionar de las instituciones, están muy lejos del ideal con los que fueron creados. Es decir, en México lo hacemos más que para que funcionen, para disimular que funcionan. Los institutos, las Procuradurías, comités, reglamentos, reformas y un gran etcétera, se realizan sexenio con sexenio, año con año, sin que exista una disminución real de las problemáticas.

 Pero bueno, no es novedad que la apariencia desde el exterior de ser democrático, es suficiente para satisfacer al modelo tecnocrático neoliberal que prevalece en el ámbito internacional, basta observar al México del (ya tan lejano) siglo XX.

En el ámbito oaxaqueño hablar de Transparencia y Rendición de cuentas es una verdadera vergüenza, y eso que en Oaxaca, en cuanto a vergüenzas hay mucha competencia. Posiblemente la Comisión de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de Oaxaca (COTAIPO) es una de las instituciones públicas más deficientes que tenemos, sin resultados reales y que ha sido utilizada como un verdadero botín por los Diputados Locales, que disponen de este órgano. Pareciera que su existencia (y de muchos otros órganos e instituciones estatales) obedeciera a meros formalismos para cumplir, o mejor dicho, disimular.

 Cada día más, la ciudadanía exige ser informada y ser escuchada, ya que la democracia significa (o debería significar) participación social.  Diría Norberto Bobbio: “Poder en lo Público”. Pero en tiempos donde el concepto contemporáneo de Transparencia se ha ampliado a una verdadera cultura cívica ó “Active Disclosure”, y los gobiernos no solamente están obligados a permitir que los ciudadanos les observen, también deben divulgar activamente la información que poseen, en nuestro estado estamos aún a años luz de estos conceptos. Sigamos “Haciendo como que hacemos” en este eterna fiesta de disfraces que llamamos México.

 Twitter: @pachecoperal

Transparencia disimulada

Leave a Reply