¿Unidos para 2015?: El debilitamiento electoral de la coalición en Oaxaca

“Llegar juntos es el principio.Mantenerse juntos, es el progreso. Trabajar juntos es el éxito”

-Henry Ford.

Se terminó la Guelaguetza 2014, el mundial de Brasil ya paso con una Alemania arrasadora, el calor del verano se deja sentir en su máxima expresión y, milagrosamente,  inició el ciclo escolar en nuestro estado. Las fiestas, vacaciones y eventos del verano van quedando atrás y  en Oaxaca todo regresa a la normalidad. En el ámbito político, esa normalidad se refiere al inicio de la carrera para las elecciones federales intermedias de 2015, que serán el “aperitivo” del plato fuerte servido en 2016: la sucesión del Gobernador Gabino Cué.

En esta intensa carrera por aspirar a un cargo de elección popular, específicamente a una Diputación Federal, el próximo año, la mayoría de políticos oaxaqueños de alguna relevancia (y muchos sin ninguna) se han apuntado. No es secreto que las federales intermedias serán la oportunidad para que todos  los que aspiran a gobernar Oaxaca el próximo sexenio, coloquen a sus colaboradores, se hagan de capital político y demuestren el musculo electoral que traen a un año de la elección para gobernador.

Viendo el panorama con un año de antelación, parece que el Partido Revolucionario Institucional será el mayor beneficiado en las elecciones 2015. Muchos Priistas trabajan ya para dichas elecciones cobijados por los buenos resultados obtenidos el año pasado en los sufragios de 2013.

En cuanto a la elección para gobernador, a la fecha no se vislumbra en ningún partido algún posible candidato fuerte que le pueda hacer frente al PRI. Si bien es es cierto que en el tricolor existe una fuerte disputa por quien será el candidato;  también es muy cierto que la mayoría de los aspirantes cuentan con una fuerza mediática considerable, acceso a sustanciales presupuestos públicos y apoyo del gobierno federal (para mayor referencia vease: La redefinición en el PRI Oaxaca: De caciques y otras tradiciones tan nuestras  ).

Todos los demás partidos se muestran debilitados y con el desgaste de gobernar en coalición, además de que presentan fracturas y disputas internas muy fuertes, lo que hace pensar que será difícil que obtengan buenos resultados si cada uno va por su cuenta, tanto en 2015 como en 2016.

Burbujas 2Para elegir candidato para Gobernador en el PRD, se nota difícil que se pongan de acuerdo, y la verdad, las pugnas internas han demostrado que no tienen a alguien interno con la fuerza para siquiera competir decorosamente. En el PAN viven una situación similar, con una de las crisis más fuertes en mucho tiempo.  Tras perder la silla presidencial en 2012, el partido demostró muy poco poder electoral en las elecciones locales 2013, además de que cuenta con muy fuertes divisiones entre los líderes estatales, réplica de la situación nacional, y últimamente se han destapado escándalos mediáticos constantes que han golpeado considerablemente a Acción Nacional.

Movimiento Ciudadano – antes Convergencia- se mantuvo al margen de las alianzas en 2013 como estrategia nacional, lo cual le trajo resultados medianamente positivos ya que ha mantenido casi toda su fuerza electoral, sin estar en su mejor momento en Oaxaca. Aun así existen personalidades  afines a MC con fuerza para contender en 2016 (pero eso lo dejamos para la próxima entrega), claro que dependerán de lograr alianzas ya que es obvio  que su capital político  no alcanza para vencer. En cuanto al Partido del Trabajo y demás partidos, pues……

Estas situaciones nos hacen pensar que si estos partidos desean competir, se debe formar una coalición como la de 2010 o similar. El Presidente Estatal de PAN Juan Mendoza Reyes, y el líder del PRD, Rey Morales Sánchez se han manifestado a favor de una alianza para 2015 y 2016, conociendo y aceptando la fuerza del PRI en la entidad.

Entonces ¿se podrá generar una colación amplia como la que llevo a Cué a la Gubernatura?  El panorama dista mucho de aquel 2010.

En primer lugar, actualmente existen más partidos en el panorama electoral , lo que fragmentará el voto, sobre todo tomando en cuenta al Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) que es seguro que restará fuerza a los partidos identificados como de izquierda, principalmente al PRD.

En segundo, recordemos que la histórica coalición de 2010 fue lograda gracias a la capacidad y fuerza de la personalidad de Gabino Cué Monteagudo.  Unió  y comandó a actores y grupos políticos de diversas corrientes y muchas veces contrarios, lo que en la práctica como gobernador ha sido su “talón de Aquiles”: la falta de unidad de su gabinete. No se vislumbra, hasta el día de hoy, una figura que lo pueda lograr otra vez, un líder con esa capacidad de convencimiento.

En tercer lugar, la unión de diversas fuerzas políticas se logró sobre la base de un enemigo en común, el PRI y la administración de Ulises Ruíz. Hoy en día no existe ese enemigo público en el PRI que funcione como gran cohesionador de un movimiento electoral.

El desempeño de lo que queda de la actual administración será un factor decisivo para  determinar los resultados de 2015 y de las elecciones para gobernador 2016, ya que Gabino Cue pese a lo que se diga y a la tensa situación que vive el estado por la Reforma Educativa Federal,  tendrá un papel determinante en la sucesión electoral.

Para muchos esto es dificil de creer, pero vamos, todos los ex gobernadores que aún viven lo tienen, recordemos que en Oaxaca, “Aunque ya no seas, no dejas de ser”.

En la próxima entrega: De llegar a concretarse la alianza vs PRI, ¿Quiénes se vislumbran para comandarla? Saludos.

 Twitter: @pachecoperal

Agosto de 2014. Oaxaca de Juárez, Oaxaca.

 

Leave a Reply